revelou-se

 
No puedo dormir otra siesta ahora, signo de mi rebeld√≠a. Tarea que me impongo, tarea contra la que me rebelo. Tengo que escribir. Tengo tengo. Tendr√≠a que grabar una canci√≥n ahora y se me da por retomar esta tarea con la que me hab√≠a comprometido antes. Reci√©n com√≠ cuatro man√≠es con chocolate de una bolsa enorme de man√≠es con chocolate brasileros que tengo hace meses en mi casa. Me desilusiono cada vez, pero algo me mantiene completamente adicta. No tienen sabor ni a man√≠ ni a chocolate pero son, aunque sea, incre√≠blemente intrigantes. Su cobertura marr√≥n y brillante tiene gusto a az√ļcar, seg√ļn puedo descifrar, pero se que hay uno o m√°s componentes que no logro aislar, solo percibir, como se percibe lo que no se nombra, como un excedente, como un fantasma. Esto es lo que me mantiene enganchada. Es como ver un tsunami y s√≥lo haber conocido una piscina. Lo de adentro, supuestamente man√≠, dista tambi√©n de evocar sus aromas, pero por lo menos comparte la textura. Tengo la aut√©ntica necesidad de comer uno o dos o tres de estos habitualmente. Yo, que me jacto de una dieta balanceada llena de frutas y verduras a veces, siento necesario, en el medio del d√≠a, rebelarme. Me pregunto qu√© hac√≠an las personas antes de que existieran los ultraprocesados. Comer√≠an pu√Īados de sal o quesos con hongos o sangre adentro de tripas. Cosas saturadas, la necesidad es de cosas saturadas, de por lo menos un exceso, de algo que escape a lo comprensible o a lo moral incluso, e inunde las tuber√≠as por las que sentimos las cosas. El acceso s√≠smico de lo real. Estrategias para salirse de la mente. Supongo que parte del sabor de los man√≠es es el sabor del capitalismo y de una vida vaciada de sentido. Me doy permiso de gozar de esta decadencia, de un sabor que no remite a lo que deber√≠a y que crea por s√≠ mismo una existencia paralela, falsa, adictiva y maligna. El sabor de la explotaci√≥n del hombre por el hombre y de la nostalgia por el campo y la salud.
Me duele la panza.
Frecuentemente me pasan cosas que vivo más como una confirmación que como una sorpresa. Es decir, me pasa algo y tengo la sensación de que siempre supe que me pasaría. Ultimamente esta sensación se acrecienta y siento como si mi vida estuviera ya planeada. Es una visión pacífica, aunque no lo parezca. Descanso, por primera vez, comiendo una empanada de carne en la sección de cafetería de un supermercado. Todo está orquestado y la vida sigue su curso sin tener que encontrarle la vuelta o estrategizar lo siguiente o descifrar qué pasa con esto y con aquello y con cuándo lo otro.
Hay cosas con las que se me complica, por ejemplo, hay cosas con las que me acosa la duda, pero en el fondo siempre todo se sabe, aunque una no lo sepa. Un buen aprendizaje espiritual creo que pasaría por dejar ir esas preguntas y confiar en el magnetismo de la tierra y de la propia persona y animarse a ser cien por ciento honestos con lo que deseamos. Memorias de un deslizamiento submarino.
Hace poco tambi√©n tuve la revelaci√≥n de que todos vivimos con cierto grado de miedo, digo porque antes pens√© que era yo sola. El miedo es a no s√© qu√©, honestamente: probablemente a morir. Entonces no dejamos parejas que no deber√≠amos tener o no vamos a las cosas que so√Īamos directamente, con el coraz√≥n abierto; y coqueteamos y estrategizamos y nos ofendemos f√°cil. Antes pensaba que ten√≠a que cumplir con ciertos mandatos relativos a mi edad o que mis afectos y mis placeres ten√≠an que poder inscribirse dentro de un nombre o del discurso imperante. Hoy ser√≠a o sano o t√≥xico o amor o manipulaci√≥n, u hombre o mujer o deconstruido o patriarcal sin espacio para pensar o sentir que el amor tiene su reverso maligno bordado en su misma trama y que sin √©l ni siquiera existir√≠a. Como hacer pasar un tsunami por un cuentagotas dir√≠a una amiga m√≠a. Me queda la cabeza cuadrada y me angustia pensar as√≠, quiero salir a caminar en cuatro patas. Entonces no me caso ni con mi propia opini√≥n, soy profundamente infiel - quiz√° mi salvaci√≥n verdadera.
En esto otra cosa se me revela: El modo de interpretar voluntario.
¬ŅC√≥mo interpreta una carta de romance una abogada? Como se saborea¬† jarabe de glucosa, maltodextrina, extracto natural de cacao, sal, grasa vegetal, aromatizante artificial de cacao amargo, colorante natural caramelo INS 150k, colorante inorg√°nico INS 171, antiadherente: talco INS 533i, glaseantes: INS 901, INS 902, INS 904 y el cerebro dice: Az√ļcar.
Julián me dice que hoy lo interesante puede ser desconectar en lugar de unir. Un mundo en el que todo está híper. Berlín, Argentina y Montevideo. Y ceso de tener revelaciones incluso.
¬ŅQu√© me queda? Probablemente no palabras. M√ļsica. Quiero poder desconectar, aburrirme, no explicar por un segundo. Aunque infiel, probablemente alterne entre lo uno y lo otro y me conmueva con una naranja partida en dos un d√≠a. ¬ŅDec√≠s que un estado de Facebook es escribir en voz alta? Digo que por internet todos nos extra√Īamos, pero ¬ŅCu√°ndo estuvimos juntos? Habl√°s del sonido de una heladera que solo aparece cuando se apaga. ¬ŅCu√°l ser√° la suma del murmullo constante del mundo? La utop√≠a de la totalidad o lo que sea que busques vos, ¬ŅQu√© buscas vos? ¬ŅQu√© buscas vos? ¬ŅQu√© buscas vos?